Torre de Ruerrero
Ruerrero. Valderredible
Declarada Bien de Interés Cultural / 1992


      En el municipio de Valderredible, junto a la ribera del Ebro, del que toma el topónimo la localidad de Ruerrero, se encuentran los vestigios de esta hermosa atalaya bajomedieval, datable en los siglos XIV-XV. A pesar de su parcial estado ruinoso, conserva todavía su carácter señorial y un elemento singular de forma troncocónica en uno de los ángulos, con la función de refuerzo.

      En la cumbre del cerro situado inmediatamente encima del pueblo de Ruerrero, se conservan las ruinas de una torre medieval. Su planta es cuadrada de 10,5 m. de lado y su altura llega a ser entre 12 y 13 m. Los muros están construidos a base de dos paramentos externos de sillería y un relleno interno de piedras y cascajo, unidos con argamasa. Su espesor es de 2,10 m. El edificio se encuentra destruido en su esquina suroccidental. Del lienzo meridional destaca una ventana geminada de arcos de medio punto, abierta a la altura de la segunda planta. Hacia el interior esta ventana se convierte en vano único, rematado por arco de medio punto.

       La fachada oriental carece por completo de aperturas. En el lado norte, encontramos dos troneras rectangulares, con derrame hacia el interior y dispuestas asimétricamente al nivel del primer piso y la planta baja respectivamente. En la fachada occidental, a la altura del segundo piso, existe el arranque de un vano, que quizás formara parte de otra ventana geminada. Al nivel de la planta baja encontramos una tronera rectangular, cegada en la actualidad. Elemento característico, que otorga singularidad al edificio militar, es el cuerpo adosado a la construcción que, con forma de cubo troncocónico, de unos 3 m. de diámetro y 5 de altura, actúa de contrafuerte del ángulo noroeste de la atalaya.

       En el interior del edificio se observan restos de las estructuras de madera que conformaban el suelo de los diversos pisos. Las vigas que sostenían la primera planta se embutían en mechinales o huecos abiertos en la sillería del muro; mientras las del segundo piso, el más alto, lo hacían sobre un reborde de la pared, que se aprecia en todo el perímetro interno de la torre. Al este existen los restos de un foso o trinchera de una anchura superior a 3 m. Este vestigio, muy desgastado por la erosión, era un componente defensivo característico en las fortalezas medievales, que, como en el caso, podían estar secas o llenas de agua, con la función de impedir el ataque de la caballería enemiga.

      Siendo su propiedad de carácter público -Ayuntamiento de Valderredible- y dada su ubicación, su visita es libre.

      BOHIGAS ROLDAN, R.: Torres y fortificaciones medievales del sector central de la montaña cantábrica. En preparación.

      MUÑOZ JIMENEZ, J.M.: Torres y castillos de la Cantabria medieval. Santander 1993, pp. 149-150.

      En Valderredible: Iglesia rupestre, en Cadalso. Ficha 46. Colegiata de San Martín de Elines. Ficha 47. Torre de Cadalso. Ficha 112. Iglesia y casonas, en Ruerrero. Iglesia rupestre, en Arroyuelos. Zona arqueológica, en Santa María de Hito.

      Tomando la carretera comarcal de Quintanilla de las Torres a Escalada, pasados unos 7 km. de Polientes, se llega a la localidad de Ruerrero. La fortaleza medieval se divisa con suma facilidad.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural