Iglesia de Santa Olalla.
La Loma. Valdeolea
Declarada Bien de Interés Cultural / 1993


      Pequeña iglesia de origen y reminiscencias románicas, con importantes modificaciones posteriores que enmascararon o destruyeron su primitiva fabrica. Parece que se consagró en 1174. Conserva en la bóveda y los muros del ábside pinturas murales al fresco del siglo XV. Junto a las cercanas de Mata de Hoz y Las Henestrosas, supone uno de los conjuntos más destacados de pintura gótica de la región.

      Salvo el ábside, que parece tener un aspecto románico, con bóveda de cañón apuntado, de planta rectangular y arco triunfal sin columnas, poco es lo que puede permanecer de aspecto altomedieval en sus muros. Sin embargo, la iglesia, pequeña y humilde, debió tener este origen, pues hace unos años se descubrió sobre la puerta de la sacristía una fecha de consagración nada menos que del año 1174.

      Lo más interesante del monumento es el conjunto de pinturas murales que se conservan en el enyesado de la bóveda y paredes del ábside, con escenas de la vida de Santa Olalla y de la pasión de Cristo. Todas ellas, más de veinte cuadros separados por bandas o marcos de color ocre o blanco, tienen un estilo rápido y fundamentalmente lineal, dibujístico. El artista se caracteriza por no buscar el retrato, la personalidad individual, ya que los rostros parecen siempre copia de un solo personaje. A finales del XV, parece que es llamado para decorar muchos de los ábsides de las iglesias de las montaña cántabra y palentina (Valberzoso, San Cebrián de Mudá, San Felices de Castillería, Mata de Hoz y Las Henestrosas, estas dos últimas en la Valdeolea montañesa). La forma de colocación de las escenas recuerda la composición de un retablo. El pintor, anónimo, es conocido como "maestro de San Felices" por haber sido la ermita de este pueblo de Castillería la primera iglesia publicada como obra suya. El beso de Judas, los azotes en la columna, el camino del Calvario, la Resurrección, etc., son cuadros realmente sugestivos que reflejan el estilo de algunos pintores tardogóticos castellanos como Juan de Flandes, Fernando Gallego, o maestros de Palanquillos y Paredes. Su cronología, con constancia en Valberzoso, sería la década de los ochenta del siglo XV. Una ingenua y alineada Sagrada Cena ocupa el muro izquierdo del ábside, y en ella puede apreciarse el escaso sentido de la perspectiva y del natural del maestro de San Felices.

      Obispado de Santander. Debe solicitarse en una casa próxima la llave del templo, o contactar previamente con el párroco en el teléfono 770178.

      CAMPUZANO, E.: El Gótico en Cantabria. Santander 1985, pp. 500-510.

      GARCIA GUINEA, M.A.: "Pinturas murales del siglo XV en San Felices de Castillería (Palencia)". Boletín del Seminario de Arte y Arqueología de Valladolid XVII, 1951.

      GARCIA GUINEA, M.A. et alii: Historia de Cantabria. Prehistoria. Edades Antigua y Media. Santander 1988, pp. 539-541.

      En Valdeolea:

      Ermita de San Miguel, en Olea. 41

      Iglesia de San Martín, en San Martín de Hoyos. 42

      Torre medieval, en San Martín de Hoyos.

      Iglesia de San Juan Bautista, en Mata de Hoz. 44

      En la N-611, al sur de Reinosa, en Matamorosa, se gira a la derecha para tomar la carretera que por el valle de Olea nos lleva a la vecina provincia de Palencia. Transcurridos 8 km. y rebasado el pueblo de Olea, se gira a la derecha. Después de 1 km. se llega a Santa Olalla y La Loma.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural