Torre de Cabrahigo
Isla. Arnuero
Declarada Bien de Interés Cultural / 1992


      En Isla se conservan y se pueden observar tres fortificaciones privadas bajomedievales, no muy distanciadas y visibles entre sí. En el barrio de Novales se encuentra la torre de los señores de Isla, en el barrio del Hoyo la torre del Rebollar -ficha nº 89-, y en Gracedo la atalaya objeto de la presente ficha, la de Cabrahigo.

      El sistema defensivo y militar del litoral de Cantabria en los últimos tiempos de la Edad Media se caracteriza por su posición de espaldas al mar; no obstante, en la localidad trasmerana de Isla asistimos a una concentración inusual de torres señoriales en un enclave rural y costero.

      Cercana a la casa solariega y a la ermita de Santa Bárbara, en posición dominante sobre el pueblo, se ubica, construida sobre un cerro calizo, la torre de Cabrahigo. El edificio está rodeado de una escalinata artística y su planta posee forma cuadrangular. Los lados norte y sur miden 11 m. y las caras este y oeste tienen 9 m. cada una. La altura de la construcción es de 12 m., dividiéndose en cuatro plantas. La fábrica es de mampostería con sillares irregulares en los esquinales y en los refuerzos de los vanos.

      En la fachada este se abre una puerta de entrada, rematada en arco de medio punto; a la derecha de este arco hallamos un sencillo escudo nobiliar con las armas del linaje de los Isla.

      La torre de Cabrahigo cuenta con escasos vanos, característica propia de las fortificaciones del medievo. En la fachada de acceso, en su primera planta, se abre una ventana cuadrada de factura renacentista y una tronera rectangular; al nivel del segundo piso se ubican dos ventanas rematadas en arco apuntado. En las otras caras de la torre encontramos otros vanos, que poseen todos arcos ojivales. La atalaya es coronada con gárgolas y por almenas cuadradas.

      La carestía de vanos y la factura de la torre, nos hacen ubicarla cronológicamente en los primeros tiempos del bajomedievo (siglo XIV ?). La existencia de una ventana cuadrada denota una remodelación en períodos postmedievales. Con el apaciguamiento del ambiente bélico nobiliar con los Reyes Católicos y su unión de Coronas, las torres feudales se abandonan o se reforman, abriéndose nuevos vanos, en busca de un mayor confort. Según un pleito del siglo XVII, conservado en el archivo particular de la Casa de Iribarnegaray Jado, la torre de Cabrahigo fue del señor Condestable de Castilla y pasó a través de venta al solar de los Isla.

      La propiedad de la torre de Cabrahigo es privada.

      BOHIGAS ROLDAN, R.: Torres y fortificaciones medievales del sector central de la montaña cantábrica. En preparación. GONZALEZ ECHEGARAY, C.: Escudos de Cantabria. Tomo I. Merindad de Trasmiera. Santander 1969, p. 183. MUÑOZ JIMENEZ, J.M.: Torres y Castillos de la Cantabria medieval. Santander 1993, pp. 39 y 133.

      Iglesia de Santa María de Bareyo. Ficha 8. En Arnuero: Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Ficha 5. Palacio de los Condes Isla-Fernández en Isla. Ficha 50. Torre del Rebollar, en Isla. Ficha 89. Iglesia parroquial de San Pedro, en Isla. Torre de Venero, en Castillo. Ficha 87. Molinos de Castellanos y Santa Olaja. En Noja: Casa para Obdulia Bonifaz. Ficha 72. Torre de los Velasco. Ficha 99

      A unos 45 km. al este de Santander se encuentra la localidad costera y turística de Isla. Desde la N-634, Santander-Bilbao, se accede desviándose en Beranga y tomando la carretera que conduce a Noja y Arnuero. Llegando a Isla, a 3 km. al norte de Arnuero, se divisan perfectamente sus antiguas torres.


Arriba                Indice de Bienes de Interés Cultural