Nuevas salas y exposiciones
( 13 de Agosto de 2002 )


REDACCIÓN/SANTANDER

El Museo Diocesano 'Regina Coeli', ubicado en Santillana del Mar, ha ampliado sus salas y exposiciones, tras la reforma realizada en el interior del que fuera convento dominico del siglo XVII. La modernización de sus instalaciones ha supuesto, además, la incorporación de nuevos medios técnicos de información interactiva y la ampliación de las obras y objetos exhibidos.

La reforma ha permitido recuperar el patio herreriano que ha sido protegido por una carpa, lo que permite que en este espacio ajardinado puedan albergarse también algunas muestras escultóricas. La colección artística del 'Regina Coeli' también se ha ampliado de forma notable, con un conjunto de piezas arqueológicas de entre los siglos VIII y XII, que han sido ubicadas en una sala específica. Gracias a esta incorporación se la logrado enriquecer en cierta medida el escaso patrimonio existente de los primeros siglos de la cristianización de Cantabria.

El testimonio cristiano más antiguo conservado en Santander, es un vidrio con un anagrama de Cristo (un crismón), hallado en las ruinas de la ciudad romana de Julióbriga. Este crismón, datado como de finales del siglo IV o de principios del V, es el actual emblema oficial de la Diócesis de Santander. El museo también ofrece celosías prerrománicas lebaniegas, recientemente descubiertas, así como un conjunto de capiteles mozárabes y románicos, hasta ahora desconocidos, que permiten llenar el vacío existente en este periodo.

Los orígenes del cristianismo

Otra de las novedades expositivas se recoge en torno al claustro bajo, donde se muestran los orígenes del cristianismo en Cantabria y las instituciones eclesiásticas que contribuyeron a ello a partir del siglo IX, como monasterios, parroquias, colegiatas y conventos.

En el claustro alto se exhibe de manera cronológica la evolución del arte religioso, a través de sus etapas más sobresalientes: el realismo gótico, la imaginería popular, la música, los retablos y la realización artística de los maestros canteros y retablistas hacia el siglo XVII, cuya fama era conocida en toda España.

También se muestran elementos pertenecientes al período de la Contrarreforma barroca.

La planta superior del claustro está dedicada al arte procedente de las Indias. En este espacio recuperado con la reforma se recoge una colección de platería, marfiles, sedas y porcelanas, que aportaron los indianos desde América y Filipinas, y que constituyen una de las mejores muestras del arte colonial de España, según los responsables del Museo.

La imaginería mariana y la icnografía de Cristo son protagonistas de otra de las salas, que acoge un centenar de piezas. Todas ellas fueron donadas al museo por el Padre Cué. Junto a ella otra sala está dedicada a la Platería española de los siglos XV al XX.

El director del Museo, Enrique Campuzano, considero que «puede asegurarse que nos encontramos ante la recuperación de nuestro Museo Diocesano n su más amplio sentido y tras las mejoras efectuadas se contribuye, además, a resaltar la propia arquitectura del que fuera antiguo convento dominico del siglo XVII».

Asu juicio, la nueva distribución «facilita» la contemplación de la muestra, que ahora resulta «más amena y didáctica y se introducen, además, nuevos apartados artísticos apenas tratados hasta ahora, como la arqueología y la música». Campuzano también resaltó que las mejoras han permitido introducir la técnica interactiva, que facilita el acceso a información complementaria.

El Museo Diocesano 'Regina Coeli' del Obispado de Santander dispone de la página web en Internet en la que se informa de las principales iniciativas, actividades y características de este museo.


Arriba                Indice de Reportajes