Espinama acogerá un nuevo museo
Religiosidad popular( 24 de Abril de 2001 )


La antigua iglesia parroquial de Espinama será el enclave del Museo de la Religiosidad Popular de Liébana, que nace con el objetivo de convertirse en un centro cultural que promueva y difunda la cultura lebaniega, y en especial la cultura religiosa, desde una perspectiva integradora de los aspectos sociales y económicos de Liébana, desde la Edad Media hasta la actualidad.

Aunque el museo abordará tanto el estudio y la investigación, como la conservación y la divulgación, el espacio de la antigua iglesia de Espinama estará enfocado principalmente a la función expositiva, para mostrar aquellos materiales culturales que han formado la mentalidad y religiosidad de las gentes de la comarca de Liébana.

El contenido del futuro Museo, que cuenta con un presupuesto de 12 millones de pesetas financiados al cincuenta por ciento por el Obispado y el programa PRODER de desarrollo regional, estará formado por más de un centenar de piezas de carácter etnográfico y litúrgico, relacionados con la religiosidad popular y recogidas en más de 20 parroquias de Liébana.

Muchos de estos objetos, al estar ya integrados en el espacio religioso, no necesitarán contextualizarse, mientras que el resto serán dispuestos formando conjuntos en relación con su utilización o funcionalidad.

Areas o espacios

La distribución de espacios está previsto realizarla en torno a seis áreas temáticas. En la primera, dedicada a los «Ritos», se plantearán aspectos como el nacimiento, la primera comunión el matrimonio o la muerte.

El segundo área, «El sacrificio de la misa», acogerá desde lavamanos a atriles, crucifijos, campanillas, palmatorias, misales, casullas, albas o incensarios, entre otros objetos.

La tercera sección, «Los sacramentos», integrará objetos relacionados con ellos, como la caja de madera para los óleos, la pila bautismal, los moldes para cocer formas, el copón, palio, pendón, custodias, portaviáticos, crismeras o reclinatorios.

«Fiestas Litúrgicas» mostrará objetos como las carracas o matracas de Semana Santa, el Ramo de Navidad o las panderetas y botellas de anís, y el de «Cofradías» algunos de los usos y costumbres de estos grupos. El Museo dedicará dos ámbitos a la Virgen de la Luz y la Santísima Cruz.

Divulgar y difundir

Como cualquier museo que se precie, a la mera función expositiva debe unirse la de divulgación y la de conservación.

Para ello, el futuro Museo de la Religiosidad Popular responderá también al objetivo de estudiar y divulgar los bienes culturales, preferentemente de etnografía religiosa de Liébana. Al mismo tiempo, se realizarán o encargarán inventarios y catálogos del patrimonio artístico y artesanal de los diferentes municipios de la comarca.

Dentro de esta idea de museo como organismo difusor de la cultura, el proyecto elaborada para Espinama y coordinado por Enrique Campuzano Ruiz, director del Museo Diocesano de Santillana del Mar, propone habilitar como sala de usos múltiples, de cara la la celebración de cursos, conferencias, reuniones o exposiciones temporales, la ermita de Enterría, cuyo edificio medieval destaca por su interés artístico, ya que alberga algunos restos interesantes de arte prerrománico.

Descentralizar la oferta

La vocación de Cantabria de convertirse en una comunidad de servicios en la que el turismo tenga una especial preponderancia en el Producto Interior Bruto debe conllevar una serie coordinada de esfuerzos para que «la oferta» se descentralice, se desestacionalice y aumente en calidad y cantidad. En esta línea, y dentro del ámbito del Patrimonio Cultural -indisolublemente unido al Natural-, las administraciones e instituciones con compentencias en la materia deben procurar ofrecer un contexto a los bienes patrimoniales que salpican la geografía regional. La creación de una red de museos -bien de ámbito regional, comarcal o local-, de áreas de información e interpretación, y de salas de exposiciones para muestras temporales, como sucede en otras regiones, puede conformar un tejido que contribuya a redistribuir la oferta y la riqueza.

Pero, resulta fundamental, que este tipo de iniciativas, en algunos casos imprescindiblemente modestas por la falta de multimillonarios presupuestos, tengan un denominador común: la calidad de sus contenidos y la adecuación al entorno en el que se sitúen. En el caso contrario, museos o áreas de interpretación «cutres» y no adecuadas a las tendencias actuales de la museología serían contraproducendentes para el nuevo turismo.

Conocer la ley

Figuras de protección del patrimonio arqueológico de Cantabria

La Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria, aprobada en 1998, contempla en el artículo 89, en su punto 1 que «Los bienes integrantes del Patrimonio Arqueológico de Cantabria cuentan con las siguientes figuras de protección: .

A.Yacimiento Arqueológico. Lugar en que se conservan vestigios materiales o latentes de actividad humana o de su contexto natural

B.Zona Arqueológica. Conjunto de yacimientos arqueológicos que presentan unidad en función de su cronología, tipología, ubicación o relación con otros valores de carácter cultural o natural.

C.Parque Arqueológico. Yacimiento, conjunto de yacimientos o zona arqueológica en que confluyan elementos relevantes que permitan su rentabilidad social como espacio visitable con fines de educación y disfrute.

D.Área de Protección Arqueológica. Lugar donde por evidencias materiales, antecedentes históricos o por otros indicios, se presuma la existencia de restos arqueológicos o paleontológicos.

III Jornadas de archivos municipales

Medio Cudeyo, foro de especialistas en documentación

La Asociación para la Defensa del Patrimonio Bibliográfico y Documental de Cantabria (DOC) y el Archivo de Medio Cudeyo han organizado las III Jornadas de Archivos Municipales de Cantabria que se celebrarán a partir del jueves en el Palacio de los Marqueses de Valbuena de Solares bajo la coordinación de María Jesús Lavín. Entre los objetivos que se han marcado está el dar a conocer el papel del servicio que los archivos municipales prestan a la sociedad, tanto a la administración como al ciudadano. El programa de las Jornadas contempla seis ponencias, que serán impartidas por Mª Carmen Cayetano (Archivo de Madrid), Isabel Seco (Archivo de Getafe), Marta Vielba (interventora de Medio Cudeyo), Lluis Esteve (Archivo de Gerona), Rosa Villa (Archivo de Siero), Sergio Fernández (Grupo MEANA) y Miguel Angel Davara (profesor de Derecho en la Universidad Pontificia de Madrid).

Información: Las inscripciones pueden tramitarse en el propio Archivo Municipal de Medio Cudeyo, sito en la Plaza José Antonio, nº 1, 39724 Valdecilla, o en los teléfonos 942 522 833 y 679 385 011.

Arqueología

Ramón Bohigas, partidario de musealizar el yacimiento medieval de Las Henestrosas (Valdeolea)

El historiador Ramón Bohigas, catedrático del IES Valle del Saja de Cabezón de la Sal, solicitó a las instituciones competentes, con motivo de una conferencia impartida en Reinosa, la «musealización» del yacimiento medieval de Las Henestrosas, en el municipio de Valdeolea, para que «se convierta en un espacio visitable para los turistas y que no llegue a deteriorarse lo ya encontrado». Bohigas recordó que los últimos trabajos realizados en el Torrejón de Las Henestrosas finalizaron en 1989, «aunque aún se conservan íntegramente las estructuras arquitectónicas restituidas», aseguró.

El yacimiento medieval es una casa señorial construida en el año 1100, que fue incendiada en el siglo XIV tras la guerra civil entre Pedro I de Castilla y Enrique II, Conde de Trastámara. Durante las excavaciones se descubrieron numerosas cerámicas medievales, monedas del reinado de Alfonso XII, padre de Pedro I de Castilla, que datan de los años 1366 y 1369, y varios elementos metálicos como puntas de ballesta, apliques de bronce y algunos azabaches ornamentales.

El historiador denunció que el yacimiento está desprotegido porque ha sido destruido el vallado y puso de relieve su potencial didáctico.

Declaraciones

La Iglesia de San Lorenzo Mártir, en Pámanes, se incorpora al Inventario

La pasada semana se ha incoado el expediente para la inclusión en el Inventario General del Patrimonio de Cantabria la iglesia de San Lorenzo Mártir, en Pámanes (Liérganes). Se trata de una construcción heterogénea realizada a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII. Su advocación, según Sojo y Lomba, procedería de un antiguo monasterio del siglo Xll. Lo que en el siglo XVI nace como una fábrica de una sola nave, acaba convirtiéndose con posterioridad en una iglesia columnaria de tres naves.

La portada, próxima a los pies del inmueble, es gótica hispano-flamenca de entre 1520-1530. Hasta 1656 no se concluyó la obra en la cabecera y las naves. Pero no es hasta el siglo XVIII cuando se abren vanos, se construyen las capillas privadas de la Soledad y de Nuestra Señora del Rosario y se finalizan los abovedamientos. A principios del siglo XVIII, y según traza de Lorenzo Vélez de Bareyo, se realiza la excelente arquitectura del retablo mayor, con grandes columnas salomónicas que hacen de éste un hito del retablo barroco, próximo al churrigueresco del siglo XVIII en Cantabria y recientemente restaurado por la Fundación Marcelino Botín. De 1636 es la talla de la imagen de San Lorenzo, realizada por Hernando de Malla, y dorada en el siglo XVIII.

Arriba                Indice de Reportajes